jamón restaurante en valencia

Con el jamón no metas la pata

Nuestro restaurante en Valencia se posiciona como un restaurante de gastronomía tradicional y de calidad. Y si la gastronomía de nuestro país va de la mano del Jamón desde tiempos inmemoriales, nosotros también.

El jamón, aparte de ser uno de nuestros productos estrella  y gozar de muy buena reputación a nivel internacional, es uno de los alimentos más consumidos dentro de nuestras fronteras.  Sus diferencias en cuanto a sus calidades son las que inducen a  dudas y lagunas. Incluso a muchos fraudes. Nosotros, como restaurante en Valencia y fans de este producto, vamos a intentar disiparlas para que, a partir de ahora, ya no metamos la pata.

¿Es lo mismo un jamón ibérico, un jamón de bellota o uno de recebo? La respuesta es obvia: no es lo mismo.

El jamón ibérico es todo aquel que proviene del cerdo ibérico, es decir, aquel que se crió en la península ibérica y que proviene de varias subespecies de jabalí que habitaron la península hace miles de años. Existen como mínimo 6 variedades de cerdo ibérico y pueden ser blancos o negros. Puede que este cerdo se haya alimentado de bellota, de pienso o de ambos.

Cuando a un jamón lo llamamos de bellota significa que ese cerdo del que proviene la pierna, se alimentó por completo de bellotas del suelo de una dehesa. Cuando a un jamón lo llamamos de recebo significa que se alimentó de bellotas y de pienso.  Y lo llamamos de cebo porque jamás se alimentó de bellotas.

Como dice la conocida frase “somos lo que comemos”, podríamos hacer un símil con los cerdos. Si un jamón de bellota ha sido alimentado sólo con las bellotas de la dehesa, poseerá indudablemente una calidad superior desde el punto de vista nutricional. Además,  y desde el punto de vista gastronómico, su resultado en cuanto a sabor, aromas y textura es superior. También el precio, obviamente.

¿Y un Jamón de Guijuelo, uno de Huelva, uno de Extremadura, uno de los Pedroches y uno de Jabugo?

Las zonas geográficas donde se críe el cerdo aportan diferentes matices al producto. Lo mismo que ocurre con los vinos y con las denominaciones de origen. No podemos decir que uno sea mejor que otro. Se trata de probar, comparar y elegir el que más nos guste.

Nuestro consejo para degustar el jamón y como restaurante en Valencia: corta y come el jamón. El oxígeno es el peor enemigo del Jamón. Y sobre todo, disfrútalo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *