vino-picado

¿Cuáles son las señales de alarma cuando un vino está picado?

Un vino picado es una enfermedad del vino. La causa es una bacteria y se desarrolla en la superficie del vino cuando está en contacto con el aire. Esta bacteria se sumerge en el vino, le resta alcohol y le otorga acidez. La conservación del vino en bodega es imprescindible, en Restaurante Granja Santa Creu cuidamos cada aspecto de nuestros caldos.

Tanto cuando vamos a comprar un vino a una tienda como cuando vamos a consumirlo en un restaurante, es recomendable tener claros algunos indicios y evitarnos así una mala experiencia.

Primero que todo queremos matizar que no existe riesgo grave para la salud cuando consumimos un vino picado. No es tóxico, al fin y al cabo es vinagre. Lo que sí es obvio es que no es nada agradable para el paladar y, además, puede provocarnos algún que otro problema digestivo.

¿Cuáles son las señales de alarma cuando un vino está picado?

Desde restaurante Granja Santa Creu os dejamos algunos consejos básicos para detectarlo.

  • La cápsula. Si presenta forma convexa en su parte superior o un ligero “abombamiento”, es que ha entrado aire.
  • El corcho. El corcho debe estar al nivel de la botella. Si sobresale puede significar que el vino ha sufrido algún golpe de frío, incluso de congelación.
  • Otra vez el corcho. Si al abrir el vino el corcho se rompe, significa que el corcho ha perdido sus características esenciales para la conservación del vino y, por tanto, tenemos menos garantías de que el vino se haya conservado en perfectas condiciones.
  • La decoloración. Este aspecto puede ir unido a la oxidación. A grandes rasgos, podríamos decir que los vinos blancos se oscurecen y los negros se aclaran. La intensidad cromática es necesario mantenerla.
  • El olor. Un vino que presenta olores desagradables indica que quizás lleva mucho tiempo embotellado y puede haberse avinagrado. Si, además, notamos olor a cartón mojado, o algo parecido, también puede ser indicio de un corcho en mal estado.
  • La etiqueta. Una etiqueta con humedad nos dice que el vino ha estado expuesto a demasiado nivel de humedad. No es una evidencia clara de estar picado, sobre todo si sacamos la botella de este entorno. Lo que sí está claro, es que el moho puede perjudicar al vino.
  • El nivel del vino. Entre el nivel del vino y el tapón apenas debe existir un dedo de distancia. Si detectamos una cantidad de líquido anormal, puede que haya habido un defecto en el embotellado.

 

Una buena conservación del vino puede evitarnos más de una sorpresa. Es indispensable cumplir con unos estándares mínimos para poder disfrutar del vino. Desde restaurante Granja Santa Creu os animamos a seguir estos simples consejos, para que degustar una buena botella de vino siga siendo sinónimo de placer.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *