paella-valenciana

En Restaurante Granja Santa Creu somos embajadores de la Paella Valenciana desde hace más de 40 años. Hemos cocinado miles de Paellas Valencianas en el paellero de nuestro restaurante. Hemos recibido premios y galardones, pero sobretodo, el reconocimiento  de nuestros clientes.

La Paella Valenciana no solo es cocinarla y degustarla, la Paella Valenciana es algo que va más allá. Es un acto, es una reunión, es un ritual, es un encuentro, es parte de nuestra cultura y de nuestra historia. Para entenderlo hay que vivirlo en primera persona.

Si todavía tienes la suerte de poder escuchar a tus abuelos, podrán  contarte las normas o pautas que existen alrededor de este ancestral ritual. Nosotros las consideramos imprescindibles para conservar la tradición y para garantizar el disfrute de posteriores generaciones.

Para comer una Paella debemos saber en primer lugar que, aparte de ser un gran placer, comerla directamente en la misma Paella es lo verdaderamente auténtico.  Además, es el recipiente de la Paella el que mantiene la temperatura ideal del arroz y por tanto su degustación es más placentera. Pero, desde restaurante Granja Santa Creu, queremos destacar que el ritual no empieza ni acaba aquí, hay mucho más y estas son nuestras consideraciones.

10 Cosas que debemos considerar como parte del ritual:

  • Podemos decir que la Paella es como una caja de quesitos en porciones o como una tarta. Este es el ejemplo que muchos ponen cuando uno es nobel en esto de comer directamente de la Paella. Cada uno come de la porción que le ha tocado delante y jamás se invade porción ajena. Mucho menos se gira o mueve la Paella para elegir porción. Lo que te ha tocado te ha tocado.
  • A los niños podemos servirles en plato aparte por comodidad de ellos y, sobre todo, porque todos no cabemos alrededor de la paella.
  • El cubierto recomendado para comerla es la cuchara. Muchos la prefieren de madera, pero obviamente debe ser una cuchara de madera pulida como las de antaño. No sirve cualquiera. Respecto al tenedor, no estaría considerado dentro del verdadero ritual.
  • Antes de comenzar a comer la Paella debemos dejar un tiempo razonable de reposo. Cuando baja la temperatura del arroz ya es momento de empezar.
  • Se prueba la Paella y se elogia debidamente al cocinero. Es una forma de agradecimiento a quien ha invertido su tiempo e ilusión en cocinarla.
  • Si algún tipo de carne no es de nuestro agrado o apetito, se desplaza hasta el centro de la Paella por si alguien quiere comerlo.
  • Un trozo de carne que se saca de la paella nunca vuelve a entrar. Además, los restos como huesecillos, se depositan en plato aparte e individual.
  • El socarraet es uno de las partes de la Paella más anheladas por muchos, por lo que hay que ser considerado, compartir el “oro negro” y ceder espacios.
  • Cuando uno termina de comer Paella, apoya la cuchara en el borde de la Paella.
  • Si la Paella se termina, significa que estaba muy rica y a gusto de los comensales.

 

Compartir el ritual de comer Paella es un signo de hermandad y buenas relaciones con el resto de comensales. En Valencia lo venimos practicando desde que existe la Paella Valenciana. El plato va unido al ritual y el ritual al plato.

Desde nuestro Restaurante en Valencia, recomendamos la experiencia de hacerlo a todos, valencianos y no valencianos.

Foto de @Pacoalonso del periódico digial La Vanguardia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.