bodas de verano

Para el día de la boda tendremos que tomar muchas decisiones y celebrar la boda en verano o no será una de ellas. Como podrás intuir, poco tiene que ver celebrar una boda en invierno que celebrarla con el buen tiempo en primavera o verano. Sin embargo cada época tiene sus ventajas y su encanto propio.

El verano es la época más soleada del año y la más solicitada, pero también es la época más calurosa del año y esto debemos tenerlo en cuenta. Además, existen otros aspectos como el vestido, el banquete de boda, el menú de boda, la luna de miel entre otros, que serán de un modo u otro según la temporada del año y  deberán ir en consonancia con la que elijamos.

Beneficios y ventajas de las bodas en verano

Si lo que os gusta es celebrar la boda al aire libre, celebrarla a finales del mes de junio, en julio, agosto o incluso a principios de septiembre, serán buenas fechas. Los días son mucho más largos y la boda puede celebrarse a última hora del día, evitando así las horas centrales de calor.

Una boda en verano es ideal por la luz, por la temperatura, por la vestimenta, y también porque es más sencillo que los familiares o invitados que vivan fuera puedan venir a la boda a la vez que disfrutan de sus vacaciones. La luna de miel también es otra ventaja, ya que podremos hacer un viaje mucho más largo uniendo las vacaciones y los días de permiso que te correspondan.

Contras de casarte en verano

Como ya hemos comentado, las bodas en época estival tienen ventajas, pero no debemos obviar algunos factores como el calor. Para que no resulte excesivamente molesto, se recomienda elegir un lugar donde existan zonas de sombra y donde durante el banquete nos resguardemos del sol. Podemos hacer la celebración de la boda y el aperitivo aire libre, pero el banquete a la sombra para disfrutarlo cien por cien.

El calor es uno de los principales handicaps de las bodas en verano así que debes evitar celebrarla a mediodia.

También  podemos evitar el calor con la instalación de carpas, sombrillas, repartirendo abanicos a los invitados e invitadas, con sombreros, ofreciendo agua y bebidas refrescantes, etc. En cuanto al maquillaje de las invitadas, podemos buscar alternativas para no que no se estropee como fijaro  u otros trucos estilistas. En cuanto a las flores, dejarlas siempre a la sombra y refrescarlas cuanto sea necesario.

Otro contra sería el precio, las bodas en invierno ganan la partida en este aspecto. El verano es la época más demandada y a más demanda menos fechas disponibles y precios más altos.

Otra opción es celebrar la boda un viernes en vez del tradicional sábado, que, aunque suponga que algunos invitados no puedan venir, tendrás más disponibilidad de acceder al salón de bodas que más se os adapta.

Contacta con nosotros para recibir más consejos y asesoramiento. Estaremos encantados de atenderte.

He leido y acepto la Política de privacidad